I-Sensación[1],[2],[3],[4],[5],[6], Percepción[7], Memoria, [8],[9],[10]

 

 

I-Marco Memoria para BAST-24-Plus

como analizador de memoria


 

             El BAST-24 Plus,  a parte de ser utilizado como un medidor del olfato clásico, igual que en la mayor parte de olfatómetros, que miden  las alteraciones olfativas solo de causa nasal, tiene la peculiaridad de poderse utilizar como neuro-psico-mnemo-olfatómetro.

Vamos a exponer el territorio que más justifica la utilización del BAST-24 Plus a BAST-24 Plus Plus. El sistema BAST Plus o no, se basa en la concepción de la “Transensorialidad”(visión sensorial conjunta) que va desde los sentidos hasta la personalidad, pasando por las emociones, los sentimientos y la razón. 

             A modo de resumen y para dar unos mínimos puntos de referencia entraremos en los territorios de la Sensación, la Percepción, luego en Corporeidad y Corporalidad y finalmente en el terreno de la Memoria; posteriormente abordaremos como lo capta els sistema BAST-24-Plus.

1)-Sensación-Percepción:

            Hay un recorrido que va de la “Sensación” a la “Percepción” y de esta a la “Memoria”, pero previamente a todo ello hemos de hacer referencia al concepto de “Fenómeno” (lo que aparece). Hablamos de “Fenómeno”  cuando una manifestación (sucesos), se da  conocer, se descubre, por medio de los sentidos de un sujeto.  Según E. Kant es el objeto de una experiencia sensible. La importancia de los “Fenómenos” es que abren la puerta a las “Sensaciones”.

                              Ejemplo: Se rompe un frasco de perfume en una habitación.

 

            El olor desprendido es detectado por el sentido del olfato de una persona (si no hubiese un ser vivo que lo detectase, no podríamos hablar de “Fenómeno” pero si de “suceso”. En otras palabras no todos los sucesos son “Fenómenos”  pero si todo “Fenómeno” es un “suceso”. Si cae un árbol en un bosque y no hay ningún animal que lo perciba, será solo un “suceso”).

            Ocurrido un suceso que es captado como fenómenos aparece la “sensación” de la cual hemos de  indicar que no es más que la cantidad y cualidad de la respuesta que dan nuestros sentidos,  estimulados por  los “Fenómenos”, a lo largo de un espacio-tiempo (lugar y duración). Si las sensaciones han sido correctamente gestionadas desencadenan una Percepción.

                             Por ejemplo: Percibir  un olor intenso durante horas. 

             Las sensaciones correctamente gestionadas desencadenan una “Percepción”,[11],[12] que definiremos como el proceso mediante el cual se toma nota (consciente o inconsciente)  del mundo exterior.  La percepción, a nivel humano, sería una respuesta, que empezaría a estar cerca del concepto psicológico de conciencia que la entendería como un acto psíquico por el que un sujeto se percibe a sí mismo en el mundo.

                            Ejemplo: Estar trabajando en un lugar con un olor intenso, intentando ser más eficaz y eficiente, a pesar de la persistencia del olor.

 

              De hecho, estos tres niveles de decodificación de estímulos “Fenómeno-Sensación-Percepción” forman un tríada  cuyo paso posterior es construir el “Sentimiento”.

2)-Corporalidad y Corporeidad:

 

Ahora bien, la percepción depende de:

 

                a)-La Corporalidad y la Corporeidad.

                La Corporalidad corresponde al cuerpo vivido, animado. Es el conocimiento inmediato de nuestro cuerpo (el cuerpo genera estímulos que el cerebro utiliza para identificar el cuerpo).

                La Corporeidad (vivencia corporal). Comporta el cuerpo, sentimientos, las emociones,) la mente, espíritu.

Ambas, corporalidad y corporeidad dan a lugar a esquemas cerebrales (conjunto de habilidades senso-motoras que actúan sin necesidad de prestarles atención).

             

                 Nuestra sensopercepción colabora en la construcción de nuestro esquemas cerebrales. Con todo ello se elabora la Imagen corporal (percepciones, actitudes y creencias referidas al propio cuerpo, es una representación más que una función). Mientras el cuerpo produce estímulos, el cerebro produce imágenes corporales.

               b)-Con la corporalidad y la corporeidad, se configura un “sentimiento” más estructurado que con solo la “percepción”.

         

               c)-A más a más hay que añadir la gestión de los hemisferios cerebrales. El Hemisferio Derecho controla el sentimiento de sí mismo. Es no                           verbal, mientras que el Hemisferio Izquierdo recoge información, la ordena y le pone palabras. Es verbal.

               d)-Todo ello se almacena en nuestra mente en formato “Consciente” e “Inconsciente”.

 

 

3)-La “Memoria”

 

Tenemos  5 tipos de memoria. (Fig.1)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fig.1

 

                Si resumimos los distintos tipos de memoria del cuadro anterior obtenemos y las ubicamos en nuestro cerebro tenemos el siguiente cuadro explicativo (Fig.2) .

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fig.2

 

              Si queremos resumir aún más dejando solo una visión esquemática, podríamos decir que hay:

 

                                                1-La memoria a Largo Plazo:

                                                               -Una memoria Perceptiva. Almacena las percepciones y sus significados (Perceptos)

                                                               -Una memoria Semántica. Almacena conceptos.

                                                               -Una memoria Episódica. Almacena sucesos en espacio-tiempo. 

 

                                                2-La memoria a Corto Plazo o Memoria Operativa. Es Creativa, permite la representación. Conecta la memoria a largo                                                             plazo con la Procedimental.

                                                3-La memoria Procedimental. Almacena aprendizajes de acciones.

             Podemos ver la localización de los distintos tipos de memoria en la Fig.3. En la memoria se almacenan las sensaciones, las percepciones, la corporalidad y la corporeidad, favoreciendo la formación de unos sentimientos aún más elaborados.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fig.3

II-Marco BAST-24 Plus a la luz de lo expuesto

 

             Una vez tenemos los conceptos “Senso-Percepto-Mnésicos” ya expuestos, podemos ubicar, primero funcionalmente y luego anatómicamente, los distintos descriptores olfativos del BAST-24  (Plus) que son: DT, IN, IR, FR, AG, CO, ID / (IDi, IDc), AC/(ACR) con respecto a las distintas memorias (Fig.1).

             Si ubicamos cada uno de los parámetros del BAST con respecto a la “Sensación”, “Percepción y la “Memoria”, siguiendo criterios científicos tenemos que: 

                          DT (Detección)  Es el primer momento del acto sensorial, corresponde a la “Sensación” (ver la definición descrita con anterioridad).                                          Ubicada en la Naríz.

                          IN (Intenso), IR (irritante, molesto), FR (Fresco) y AG (Agradable) corresponden  ya a la “Percepción” que es el proceso mediante el cual                                se toma nota (consciente o inconsciente)  del mundo exterior. Ubicada en el cerebro.

                          DF (Definición) en un concepto resumen y abarca  la capacidad de opinar, según los parámetros de IN,IR,FR, y AG por lo que es                                             también un acto de “Percepción” .

                          CO (Conocimiento: haberlo olido anteriormente, en otra ocasión) ésta característica ya correspondería más a la “Memoria” (Ubicada en                                     el Cerebro-Región Memoria)  que puede ser:

                                                      a)-Correcta (La persona está pensando correctamente el olor que se testa.

                                                      b)-Puede ser también correcta, pero puede suceder que esté recordando algo conocido pero sin llegar a                                                                                identificarlo visual o/y semánticamente, sería un equivalente a: “Tenerlo en la Punta de la lengua”. Esta situación                                                                   configura un valor de incertidumbre muy elemental, puesto que si no fuera así la incertidumbre se trasladaría a una                                                               duda (entre escoger o un olor u otro).

               

                 De hecho, tener una certeza de haber olido algo en otras ocasiones, depende de la impregnación (emociones, sentimientos, razonamientos)                     que haya tenido la “Percepción” en su momento. Si ha tenido poca impregnación sucederá el fenómeno “Tenerlo en la punta de la Lengua”                       que es equivalente al “CO” (conoce haber estado en contacto con ese olor pero puede ser que no recuerde el nombre) , si por el contrario la                     impregnación ha sido fuerte, surgirá la unión de la certeza de haber estado en contacto previo junto con la idea de saberlo identificar                                 (correctamente o no), por lo que dará a lugar a una ID que en el nuevo BAST-24-Plus se desglosa en:  IDc (correcto), si que dice que cree                         estar oliendo en correcto,  y en IDi (incorrecto) si lo que dice que cree oler es erróneo.

                 Por lo tanto tenemos que podemos precisar el concepto de identificación (ID) en:

                         IDi (Identificación Incorrecta). Se trataría de una confusión, de una certeza errónea. Estaríamos en el terreno de la “Memoria”. Que puede                                ser debido a: a) una alteración  de la mucosa olfativa que ya aporta una información errónea,  b) a una alteración de los bulbos,                                         cortex olfativo, etc., que también codificarán de forma incorrecta la información recibida, y c) un alteración del cortex , emocional,                                       semántico, etc.

 

                         IDc (Identificación Correcta). En este caso la persona, sin ayuda de ninguna lista semántica o visualización de posibles objetos a                                              identificar, sería capaz de recordar correctamente de que olor  se trata. Es un territorio de la “Memoria”.

 

                         AC (Acierto). Respuesta correcta. Es territorio de “Memoria”. Una vez se le ha dado una lista  de cuatro posibles respuestas sabiendo                                       que una de ellas siempre es correcta. Puede ocurrir que la persona conozca un olor (CO), lo identifique (IDi) de forma incorrecta,                                       pero al darle una lista de posibles respuestas se da cuenta que la respuesta correcta no es la que había dicho con anterioridad y                                       escoja la respuesta correcta. Ello significa que la memoria necesitaba de una ayuda.

 

                         ACR (Acierto Rápido). Se hace la olfatometría directamente con solo los olores que no se ha acertado y dando el listado de respuestas                                       sin pasar por los  7 parámetros previos (DT, IN, IR, FR,AG, CO ni IDi, o IDc). También es territorio de “Memoria”.

                                 DT, IN, IR, FR y AG construyen la “Memoria”, mientras que CO. IDi, IDc, AC y ACR muestran la “Memoria”.

 

               Los distintos tipos de memorias que hemos descrito, son procesados en los territorios de la memoria “Perceptiva”y “Semántica” (Fig.1) y dependiendo de la emocionalidad acompañante, en la memoria “Emocional”.

               Las “Percepciones”, cualquiera que sean, en este caso, las olfativas, se impregnan de emociones, sentimientos y razonamientos. Cuantas más emociones, sentimientos y razonamientos acompañen a una ”Percepción”, cuanta más densidad haya de emociones, sentimientos y razonamientos que envuelvan a una “Percepción”, más arraigaran éstas en la “Memoria” (Fig.1); de ello se encarga el hipocampo y el denominado Circuito de Papetz. El hipocampo gestiona la memoria de corta duración pasándola a las áreas de larga duración.

 

               Atención, la utilización del recuerdo,  produce aumento de memoria del mismo, pero conlleva su desgastar, ya que el cerebro lo retoca, lo modifica en cada ocasión que lo utiliza, por lo que si queremos aumentar la memoria, la capacidad de recordar, sin deteriorar (gastar) el recuerdo, por su uso, debe pasarse por el mismo proceso que se llevó a cabo de forma original, repetir la experiencia de forma exactamente igual. De esta manera lo reconstruimos de forma más fidedigna. 

             Aunque hayamos desglosado en distintas partes anatómicas, hemos de entender que realmente no existen estas partes como porciones separadas, aisladas. Los distintos procesos explicados se hallan vinculados desde la periferia (nariz) hasta los centros del cerebro y viceversa, desde el cerebro hasta la nariz.

 

             En resumen:  todo lo que estamos exponiendo constituye la identidad personal. Todo ello nos indica que si la percepción depende de la manera de ser de las personas, dicha manera de ser y sus alteraciones se manifiestan en forma de alteraciones de la percepción y memoria, en este caso del olfato. Debido a ello se aconseja ampliar el test olfativo, en este caso, el BAST-24-Plus con la incorporación de test sensometricos y psicométricos que lleva incorporado el Bast-24-Avanzado, Investigación y el  de Experto. . 

 

 

 

III-Nuevas frontera de la patología, a dilucidar desde la olfación.

 

              Lo expuesto hasta aquí, no excluye las patologías periféricas que pueden simular a las centrales. Desde el punto de vista de la patología, es importante indicar que los errores cometidos, por parte del paciente con respecto a los parámetros DT, IN, IR, FR,AG, CO. IDi, IDc, AC y ACR,  solo tienen importancia en tanto en cuanto haya dominancia de dichos errores en el conjunto de la exploración olfativa. No es lo mismo que de 20 olores haya 2 de los cuales diga que no los había olido nunca antes, que de 20 olores sean 15 los no olidos con anterioridad. Lo mismo lo podemos aplicara para la DT, la ID y el AC.

              Podemos añadir también que no es lo mismo que haya una dominancia de errores en DT que en CO o en AC. Cada una de estas características responde a un tipo de patología.

              Recordar que toda exploración tiende a dar resultados más negativos de lo que realmente sucede, ya que inutilizamos los otros sentidos, cosa que va en contra de la fisiología real; ganamos datos precisos pero perdemos acercamiento a la realidad. Por el contrario cuanto más parecida sea la exploración a la fisiología, más precisión perdemos pero más nos acercamos a lo real.

 

              A estas alturas,  y teniendo en cuenta que la Agnosia supone la alteración de la relación Cuerpo Objeto  / Cuerpo Sujeto, debemos  proponer diferentes tipos de “Agnosias Olfativas”, hecho que supondría investigar el grado de validez de tales propuestas.

 

Bibliografia

 

[1] Mora F. Sanguinetti AM. Diccionario de Neurociencia. Alianza Edt. 2004.

 

[2] Damasio A. El error de Descartes. Col. Drakontos Bolsillo, nº 2.  Edt. Crítica. 2006.

 

[3] Martínez –Selva JM,  Sánchez-Navarro JP. Bechara A, Román F. Mecanismos  cerebrales de la toma de decisiones. Rev. Neurol.  42 (7): 411-418.  2006.

[4] Casado C y Colomo R. Breve recorrido por la concepción de las emociones en la filosofía occidental. A parte Rei. Revista de Filosofía; 47. Septiembre., pág. 1-10. 2006.

[5] Pinel, JPJ. Biospsicología del estrés y la enfermedad. 541-547.Biopsicología. 4 edt.2000.

 

[6] Roman F., Sánchez-Navarro J.P. Neuropsicología de la emoción.  Manual de Neuropsicolog`´ia. 2ª edición.. Javier Tirapu Ustárroz, Marcos Rios Lago, Fernando Maestú Unturbe.. Edit. Viiguera. 2011.

 

[7] Actas Españolas de Psiquiatria. Diciembre 2011. Vol. 39. Suplemento 3. 2011.

[8] Eichenbaum H. Neurociencia cognitiva de la memoria. Ariel 2003.

[9] Kandel ER. En busca de la memoria. Nacimiento de una nueva ciencia de la mente. Katz Conocimiento.2007.

[10] Johnson M. H. Developmental Cognitive Neuroscience. Ed. Blackwell Publishing. 2nd Edition. 2004.

[11] http://www.ub.edu/pa1/

[12] Lafuente, Victor de and Romo, Ranulfo. Neuronal correlates of subjective sensory experience

Nature Neuroscience Vol. 8,n 12. 1698 - 1703 (2005) 

1-memoria.jpg
2-Memoria.png
3-Memoria..jpg